Trivium

 


 

 

La palabra ajustada

LLUÍS SATORRAS 04/09/2010 EL PAIS

He aquí un tomo con la poesía completa escrita por un gran poeta, original y esforzado. Badosa, incluido por edad en la generación del cincuenta y relacionado en parte con el grupo de Barcelona, se distingue de sus compañeros por su personalismo estético y su actitud ante la vida

He aquí un tomo con la poesía completa escrita por un gran poeta, original y esforzado. Badosa, incluido por edad en la generación del cincuenta y relacionado en parte con el grupo de Barcelona, se distingue de sus compañeros por su personalismo estético y su actitud ante la vida. Trivium es un título que evoca las tres ramas de los estudios clásicos, lógica, gramática y retórica, algo muy amado por el autor, pero también tres modos en que se manifiesta su quehacer poético: preocupación y especulaciones sobre el sentido de la existencia y de la propia poesía, lirismo de signo elegiaco en que la emoción se contiene y serena y crítica satírica y jocosa, a veces salvaje, procedente, según creo, de la admiración por Quevedo.

Su obra está marcada por un clasicismo del que nunca se aleja en exceso. El siempre dúctil endecasílabo, la perspicacia en el uso renovador del verso alejandrino y la hermosa insistencia en el soneto como si Violante insatisfecha con el ejemplar de Lope de Vega le hubiese encargado a él que hiciese larga provisión son fundamentos de su labor. Pero también es capaz de practicar el versículo y de acogerse alguna vez a una estética visionaria de tipo aleixandrino. Muy alejado de las formas de los llamados poetas de la experiencia, su poesía evita la confesión brusca de la intimidad. Tan sólo destila una visión esencial, un ramalazo, una emoción compartida, apoyándose en la observación detenida, la claridad de pensamiento y la palabra ajustada. El lector se emociona con el poeta al leer el excepcional Mapa de Grecia, síntesis entre la emoción del mundo exterior y las experiencias del espíritu, y disfruta con sus incansables epigramas inspirados primero por el latino Marcial pero resueltos después como lúcidas y amargas visiones personales. Más de mil páginas que se pasan con deleite escritas por un poeta "pronto a la tentación de la palabra".
 

 

 

 

Añadir nuevo comentario