Acta enero 2011

OBRA: FIESTA
AUTOR: Ernest Hemingway

PONENTE: Miguel San José

 

PRESENTACIÓN Y VALORACIÓN

En su día propuse Adiós a las armas y fue un fracaso. A mí tampoco me entusiasmó demasiado.
Nació en Oak Park (Illinois) el 21 de julio de 1899. Al acabar sus estudios, en 1917, no quiso ir a la Universidad, como quería su padre, ni quiso perfeccionar sus estudios de violonchelo, como su madre quería. Se trasladó a Kansas y en octubre de 1917 comenzó a trabajar de reportero en el Kansas City Star.
Fue como voluntario a la Primera Guerra Mundial en 1918. Como tenía un problema en el ojo no le aceptaron como recluta y fue conductor de ambulancias. Su experiencia en la guerra la cuenta en Adios a las armas. Volvió en el 1919 a América y se caso en el 1921. En 1922 estuvo de reportero en la guerra greco-turca y dos años más tarde abandona el periodismo para dedicarse a la literatura. Se establece en París donde entra en contacto con otros escritores expatriados como Ezra Pound y Gertrude Stein.
Visitó España durante la Guerra Civil. Su estilo simple directo y descriptivo ha levantado una legión de seguidores que no han llegado a su altura.
Fiesta es el libro de una generación perdida compuesta por William Faulkner, Scott Fitzerald, John Dos Passos, ... etcétera. En el tiempo coinciden con la Generación 27 española - más dirigida a la poesía - que es lo último de calidad en literatura que se ha podido leer en ambos países.
Fiesta se abre con una cita del Eclesiastes que viene a decir que las generaciones pasan y otras vienen y la tierra permanece y el sol siempre sale. Es una historia en tres actos o partes y explica lo que vivió Hemingway, que a diferencia de Faulkner, descubre lo que ocurre, lo que ve, oye, gusta sin artificios. Tiene algo espléndido pues te hace formar parte de la acción transcurre que seguramente siempre es verdadera pues él la vivido de alguna manera. Puesto que el escritor tiene algo que contar tan importante que todos los años vienen muchos angloparlantes a Pamplona para sentirse vivos como Hemingway lo estuvo. Primeramente describe la vida en París con su tedio y su aburrimiento. Beben tratando de disfrutar de la vida. Entonces van a los Pirineos, concretamente a Burguete, donde encuentran un remanso de paz y tranquilidad. Este acto es un calmar al lector para lo que viene después que es la fiesta de Sanfermines.
Si se va a acude a esta fiesta uno puede sentir lo que el escritor describe que no es otra cosa que la locura de divertirse. Jack Barnes es el alter ego de Ernest Hemingway y se queda asombrado de dos cosas como son :
La primera muerte conocida en la fiesta de los sanfermines. El nombre del muerto no es real y el escritor le cambia de nombre.
La fiesta del toreo : Pedro Romero es un torero clásico rondeño y no es otro que Cayetano Ordoñez el niño de la Palma. Le ha cambiado también el nombre pues Ernest era católico y no quería problemas.
Laurie Lee ya hace algún comentario sobre los toros porque no tenía conocimiento ni interés. Sin embargo, Hemingway se entera que en España hay un lugar en el que los toros que no es Mexico y viene a nuestro país interesado por esta fiesta y acaba aprendiendo de ella.
El estilo es con mucho diálogo. El lector sólo tiene que oír. Si tiene que ser golpeado sólo hay golpes y puñetazos. Si debe ver la tranquilidad de Burguete, sólo hay descripción.
Su escritura ha sido imitada por los escritores de novelas baratas. El inglés que usa es purísimo, tan es así que me ha recordado al latín clásico que usaba César para escribir sus crónicas.

INTERVENCIONES

Joseba Molinero :

Tengo muy poco que decir. ¿Un libro de viajes? La verdad es que me gustó más el de Laurie Lee.
¿ Un testimonio de una generación perdida de niños de papá perezosos y borrachos? Leímos a Bukowski y me impactó más. Me parecieron más perdidos y un poco más borrachos que éstos. ¿Una aproximación a la fiesta taurina? Manuel Chaves Nogales y su Juan Belmonte. Leía que textualmente: “la fiesta es la antítesis viril de los personajes afeminados de este novela”.
La parte primera ambientada en París ha sido para mí la parte menos aburrida. Me ha gustado que me cuenten lo que comen y lo que dejan de comer. Si van a un café o si van al otro. Me han gustado los recorridos por las calles con sus nombres complestos y sus cafés. Los personajes están perdidos y vacuos, pero eso es otra historia.
Generaciones pérdidas ha debido de haber cientos y cada una ha hecho su literatura, ésta es una más. Lo expresa en un principio con el personaje de Robert Cohn y uno llega a pensar que el narrador se va a limitar a ser un biógrafo del judío. Pero no, al final Cohn hace mutis por el foro tras noquear a todo el mundo, herido de celos hasta la bola, y la novela se convierte en una tragedia griega por un amor imposible de un impotente y una diosa caprichosa. Le falta algo de fuerza, a mi modo de ver, para serlo; véase la película de Ricardo Franco La buena estrella que habla también de este tipo de amores.
A mí me parece una novela ramplona, predecible y algo aburrida. Un estilo deliberadamente tosco, directo, que parece una mala traducción a veces, y esquemático que acompaña a la falta de estímulo de los protagonistas. Las descripciones parecen de folleto turístico a la búsqueda de un fondo vacío. Voy a leeros un fragmento de la página 76 :

Es decir, bastante trecho en estas descripciones fotográficas que no dicen demasiado. No puedo decir mucho más acerca de esta obra.

Carlos Fernández :

Esta obra es la que le dio a Hemingway reconocimiento. Sin conocer otras cosas del escritor salvo -Cuentos de guerra, y sin elementos de juicio tengo la impresión de que parte de ese éxito se debió a la temática del libro. No es una obra magistral sin embargo es amable de leer y sobre todo trata de dos versiones de la fiesta de los toros como son el encierro y la lidia, que para aquel tiempo en USA y quizá en Francia, debieron ser exóticos. Estamos en 1926 en plena guerra de Africa y dictadura de Primo de Rivera.
Fiesta es una obra coral donde ningún personajes destaca demasiado sobre el resto. Es cierto que hay un narrador (Jake) que poco menos que contempla y narra. Pero el personaje que atraviesa toda la obra provocando la acción en el resto es Brett única mujer con entidad del relato pudiéndose considerar el resto de los personajes como secundarios aunque tienen su hueco en el libro y son fundamentales para su desarrollo. A pesar de la importancia de ellos, no sabemos ni su aspectao ni su edad que sólo podemos deducir por las circunstancias. Brett tiene 34 años y al menos dos de ellos han luchado en la Primera Gran Guerra. Aunque parece un poco pobre su caracterización cumplen de forma más que correcta su función.
Otro tanto ocurre con la recreación de ambientes, tanto el ambiente bohemio de París como el festivo en Pamplona están muy bien construidos. Es fácil sentirse espectador de las borracheras y las fiestas del hedonismo en el que han decidido vivir estos personajes decepcionados que acaban de sobrevivir a una guerra y parece que han comprendido que lo único importante es vivir cada momento que puede ser el último.
La estructura del libro no tiene engaño : hay un planteamiento, nudo y desenlace perfectamente definidos en cada uno de los tres libros. En el primero se presenta a los personajes y sus circunstancias, aunque éstas no demasiado : no sabemos qué secuela de guerra tiene Jake y tenemos que creer a éste cuando explica el comportamiento de Brett, trasunto de la novia que tuvo el propio Hemingway en la guerra, se debe al pérdida del hombre que amaba víctima a la disentería.
Considero que en este libro conviven dos obras paralelas, que tanto París como Pamplona, la bohemia y sanfermín, descritos en un frío estilo periodístico no son más que el escenario en donde se desarrolla y desenvuelve la historia de sus personajes. Y que todo ello a su vez no es más que una recreación de la guerra con sus causas, la crisis de Cohn y Brett, los devaneos de Brett que cumple el papel de Eva tentación-pecado-penitencia; batallas, celos, insultos y peleas y sus muertos reales y figurados. La marcha de Cohn, los toros, el corredor del encierro y finalmente el melancólico silencio de la paz.
Este libro es oportuno es el momento actual pues la fiesta nacional no pasa por sus mejores momentos y creo que ésta es una de los motivos de la propuesta en esta tertulia. Sin embargo el que crea que va a encontrar una defensa cerrada de la lidia se va a llevar una decepción. Hemingway se limita a describir con la minuciosidad de un profesor en que consiste la cosa. Pero apenas demuestra emoción aunque sabemos que era grun aficionado. Las únicas páginas en las que parece asomar su alma son las que se refieren al viaje a Pamplona. Es cuando recrea unos paisajes mientras parece disfrutar plenamente. Tal vez, la única manifestación de defensa de los toros sea cuando dice :
“Yo estaba a lado de Brett y le explicaba en qué consistía la lidia. Le dije que debía mirar a los toros y no a los caballos en el momento en el que embiste contra el pobre cuadrúpedo. Así se daría cuenta de lo que era una corrida y podría apreciar que tenía un fin determinado y no un espectáculo de inexplicable e injustificados horrores “(Pág 199).

Gonzalo Alvarez de Toledo :

El escritor era un reportero y lo que en el libro aparece es el estilo de un periodista de una manera muy directa y que es muy fácil de leer. Lo he leído en inglés y he disfrutado son todo diálogos. No describe las cosas con sencillez a través de los diálogos mencionados.
Si uno se pregunta qué está trasmitiendo el autor diría que no transmite nada : se limita a narrar cosas que va haciendo y cosas que van pasando pero no hay nada de fondo acerca de lo que piensa Hemingway, qué es lo que se propone en la vida. Sólo piensan en lo que haránen el momento siguiente; diría que es puro hedonismo. El botellón no es un invento de ahora porque los personajes se pasan todo el día con el botellón a cuestas.
Me ha gustado mucho la descripción de la vida en Burguete. Yo tengo la impresión de que este hombre ha sido más feliz en estos pasajes en la montaña.
Luego se podría hace un estudio del hedonismo como modo de vida, yo creo que el libro refleja lo que era Hemingway pues él fue de esta manera. Es un libro que aporta vivencias, la corrida de toros , la vida en Pamplona pero no mucho más.

Nicolás Zimarro :

Yo siento disentir de los tertulios precedentes pero esta obra, como la mayoría de los autores de la generación perdida, es una de tantas joyas de estos autores. Casi todos utilizan las técnica del contrapunto, el perspectivismo, en este caso se funda en el diálogo que sirve para estructurar una historia. Es la primera novela como tal que escribió Hemingway; rompe un poco sus relatos oscuros y sórdidos y con ella da a su obra un nuevo perfil. Después de la Primera Guerra Mundial se cae por fin con el mito de la humanidad sublime que se pretendía con la Ilustración. En Europa la literatura tendió a cuestiones existencialistas, y plantea el problema de la pérdida de sentido existencial. Cuando la humanidad que se pretendía del ser perfecto basado en la técnica y en la educación, la gente se da cuenta de que algo falla y no era la realidad esa que se añoraba, que en resumidas cuentas no era posible porque tras esta guerra hubo muchos muertos y muchos heridos que contradecían ese fin social. Toda esta situación dio lugar a un hedonismo, un nihilismo basado en el alcohol, drogas y sexo que aparece en todos estos autores. Y contradictoriamente esta falta del contenido del texto del que habláis es el mayor contenido del texto en mi opinión. Esta superficialidad del disfrute por el disfrute es indicativo de esa falta de ese sentido o sustancia existencial que Hemingway expresa en esta obra perfectamente. En la novela se aprecia en el consumo de alcohol, en la poca fidelidad de Brett, en las riñas ridículas y después en toda la tragedia de la fiesta taurina. Esa fiesta y el mismo título de la obra intenta reconsiderar lo que deberíamos plantearnos a nivel existencial que no es sino la realidad de la vida y de la muerte, de los agentes que operan en esa realidad y que si no se tienen en cuenta, constituye simplemente un espectáculo. Este es el problema de los jóvenes de la novela : ven la vida como puro espectáculo lo que es denotativo de una falta de valores y de sentido, sobre lo cual conocemos mucho hoy en día.

Roberto Sánchez :

Yo no sé si habéis leído el relato que os envié del autor. Los dos personajes hablan durante todo el cuento y no te acabas enterando del tema de su conversación. La genialidad de Hemingway es ésta que no sabes realmente de lo que está tratando de decirte. Formalmente es sencillo pero a medida que vas leyendo puedes pensar que todo es una sucesión de borracheras. Al final te das cuenta que lo que te quiere decir está debajo y tú, tienes que descubrirlo -usa lo que se llama la técnica del iceberg: sólo ves la punta del témpano de hielo, lo que te quiere decir el escritor está debajo como oculto. Quizá sea lo contrario de la técnica empleada por Faulkner que es complejo de leer formalmente pues te está dando todas las claves para entender la historia; pero hace falta discernir mucho para llegar a descubrir el mensaje. Aunque he leído algunas de sus novelas tiene el problema de que no te llega a alcanzar por este problema comentado.
Fiesta es la vida de una serie de personas desnortadas que no saben qué hacer con su vida. Brett cambia de amantes frecuentemente. Te da la impresión de que ninguno de los personajes vaya a ningún sitio. Además tampoco parece que estén buscando sentido a su vida y hacen cosas sin sentido : deambular y emborracharse.
Una cosa interesante es la figura del narrador y sobre todo el detalle de su impotencia sexual. Jack y Brett están enamorados pero flota su problema sexual de por medio. A mí me ha parecido Jack/el narrador el personaje más importante y su vida no tiene ningún sentido pues lo que más ansia no lo puede consumar que es su amor por Brett. Yo creo que sí es una obra maestra muy difícil de interpretar y al acabarla te quedas con la sensación de que no faltan explicaciones, es decir, te faltan las claves. Quizá dé idea de lo compleja que fue la vida del propio autor que consiguió logros importantes en la literatura pero acabó suicidándose.
En cuanto a lo mencionado de que parece una guía turística, la parte de los sanfermines que pudieron leer en aquella época, les podía parecer una historia de ciencia-ficción porque no creo que los norteamericanos supieran nada de esta fiesta. Yo creo que son las guías turísticas las que han copiado a Hemingway y he entendido, también, porque pone el tópico cartel “Aquí estuvo Hemingway” y es que este hombre frecuentó las tascas de medio mundo.

Jon Rosáenz :

Yo después de oíros he de decir que también dudo : está esa ambivalencia de lo frío que te deja la obra pero está, también, ese algo que subyace en la obra y es lo que el autor nos quiere transmitir.
Para mí, Hemingway está contando todo desde su punto de vista y está describiendo unos hechos que él mismo ha vivido. Es decir, se dedica a narrar su vida y tampoco es tan superficial porque es un detalle pero en dos ocasiones acude a rezar a una iglesia teniendo en cuenta que es un hombre que va de borrachera en borrachera. El sexo no aparece en toda la obra. Se sabe que en algún momento Brett estuvo con alguien pero en el transcurso de la narración no aparece explícitamente. No sé si se debe a su puritanismo pero ésta es la realidad. El narrador/personaje principal confiesa en varios pasajes que es un “maldito católico”. Hemingway también lo era. No descubre claramente lo que hay en el interior de la obra.
El autor no era un persona cualquiera porque narra la fiesta y sus avatares con gran profundidad : por ejemplo la descripción de los tres toreros y sus correspondientes estilos, el transcurso de la lidia. Hemigway aprendió a escribir con mucha dedicación y esfuerzo en el París de los años veinte. Leyó muchas obras literarias y quería realmente ser escritor. James Joyce iba de juerga a bares de mala muerte con el Hemingway joven y buscaban camorra y el que se pegaba siempre era nuestro autor pues había sido púgil en algún momento de su juventud. En una monografía que he leído habla del estilo de Hemingway como uno de esos artistas de Montmartre que con su carboncillo hacen unos pocos trazos para dibujar y en este caso expresar algo. No se demora en nada pero te cuenta cosas y las ves. Para terminar quisiera decir lo que Joyce dijo de nuestro autor :
“Es un buen escritor Hemingway, escribe tal como es. Nos gusta. Es un campesino grande y poderoso tan fuerte como un búfalo o un deportista y listo para vivir la vida sobre la que escribe. Nunca la hubiera escrito si su cuerpo no le hubiera permitido vivirla pero los gigantes de esta clase son verdaderamente modestos. Hay mucho más detrás de la forma de Hemingway de lo que la gente cree.”
Para mí es la clave : Joyce está diciendo que es un buen escritor y evidentemente este hombre escribe lo que ha visto con su punto de vista. Y si el autor de Ulises dice que Hemingway es un buen escritor debe ser verdad.