Somos o no somos julio 2011

SOMOS, O NO SOMOS
publicada el viernes 1 de julio de 2011

Blasito

Por tercer año consecutivo, el día de San Pedro, convocados por la plataforma ciudadana 29 de junio para la recuperación de la memoria histórica de Blas de Otero, volvimos a juntarnos en el cruce de Egaña con Alameda de Recalde, donde residió el poeta durante un periodo de su infancia, para conmemorar el aniversario de su fallecimiento cubriendo con flores blancas la fea estatua que le fue erigida en esta esquina. No hubo autoridades ni celebridades de la Villa leyendo poemas. Y los medios de comunicación, hipnotizados por la serpiente de verano de las elecciones del Athletic, tampoco pudieron dedicar espacio alguno para dar noticia del acto, que visto así podría parecer inútil, como la propia poesía. Pero el año que viene volveremos, aunque sólo sea para que la frutera (ya retirada) de su portal nos cuente que le gustaban las naranjas y que en el barrio le llamaban Blasito.

 

 

 

Fotos de Elena Marsal


 

SOMOS, O NO SOMOS
publicada el viernes 8 de julio de 2011

Desolación

Explican los expertos que el instinto gregario lo llevamos inscrito en los genes de los tiempos pretéritos en los que era imprescindible agruparse para asegurar la supervivencia. Y quizá sea esa la explicación de las estampidas en masa provocadas por los llamados puentes festivos. Como parte de ese mismo ritual, los que por una u otra razón nos resistimos a seguir a la manada, alardeamos de lo mucho que en esos días disfrutamos de la Villa. Y ello es bien cierto para quienes vivimos en ella. Pero viendo las caras de desolación de los turistas atrapados, el pasado lunes, por la taimada celebración del santo de Elorrio, no puedo por menos que volver a plantear la necesidad cívica de establecer algún tipo de guardias para satisfacer las necesidades de ocio básicas de quienes tienen la amabilidad de visitarnos, y evitar que se marchen jurando no volver nunca jamás por este erial.
 


 

SOMOS, O NO SOMOS
publicada el viernes 15 de julio de 2011

Toneleando

Puede que la Real Academia de la Lengua nunca admita el término, pero no cabe duda de que define la nueva manera de relación social propiciada por la rocambolesca prohibición de fumar en los locales de hostelería; ley a la que debemos agradecer su capacidad para sacar la gente a la calle en busca de esparcimiento, obligando a los hosteleros a hacer nuevas inversiones y a pagar más impuestos, y forzando a la administración a flexibilizar sus normas para posibilitar la proliferación de terrazas y hasta la aparición de ingeniosas repisitas adosadas a las fachadas. Pero evidentemente la mayor transformación del paisaje urbano y hasta de nuestra peculiar forma de sociabilización la han hecho los toneles, que ahora montan guardia en la puerta de los establecimientos hosteleros de la Villa, y que deberíamos incluir en la propuesta para la obtención de título de Capital Mundial del Diseño.
 


 

SOMOS, O NO SOMOS
publicada el viernes 22 de julio de 2011

La Marcha Verde

Es la comparsa que mejor cuida la uniformidad de sus componentes, pese a que no suelen usar la pañoleta azul Bilbao, con la que se simboliza la participación en Aste Nagusia. Su aportación al desarrollo de las fiestas es de indudable valor, aunque la supresión de las sokamuturras y la preocupante y progresiva reducción de las actividades callejeras haya facilitado su labor. Y el traje de pana de sus antecesores, los populares sarameros, fue la inspiración de la chaqueta amarilla, a cuenta la Villa, que lucen los Pregoneros desde 1988. Valores de Bilbao Garbi en los que se asienta mi propuesta de realización de un magno desfile festivo: la Marcha Verde, al estilo del de la Ballena o el de los Gigantes, protagonizado por el Servicio de Limpieza y su inconmensurable flota de vehículos de todo tipo, que creo resultaría sumamente atractivo e incluso didácticamente esclarecedor.
 


 

SOMOS, O NO SOMOS
publicada el viernes 29 de julio de 2011

“Ciudad de Bilbao”

Sé que es una aberración ofensiva para los buenos hijos de la Villa. Y espero que me perdonen por reproducirla, pues les aseguro que tan sólo el escribirla me da repelús. Pero así es como figura en los carteles anunciadores de los festejos taurinos de Bilbao Aste Nagusia refiriéndose al premio del Concurso de Recortadores. Aunque esta falta de principios tampoco es nueva, a juzgar por la advertencia que en 1919 hacía Unamuno sobre la necesidad de distinguir entre los genuinos bilbainos, léase bil-baí-nos, trisílabos, fieles a la conservación y propagación de las esencias bocheras, y los falsos bil-ba-í-nos cuadrisílabos, a los que les importa una higa ciscarse en estos valores en aras de la pretendida modernidad que obnubila a los aldeanos ilustrados. Duras palabras, las de Don Miguel, para lo que podría ser un mero despiste; pero es que es el segundo año consecutivo que la cagan.
 

 

Añadir nuevo comentario