Somos o no somos febrero 2012

SOMOS, O NO SOMOS
publicada el viernes 3 de febrero de 2012

Contenedores a gogó

Atraído por los sensuales encantos de la magna exposición de la National Gallery sobre Leonardo da Vinci, la pasada semana me hice una escapada a Londres, una ciudad siempre llena de vitalidad y buen sentido, en la que desde antaño se ha inspirado nuestra Villa. Y vuelvo con el ánimo reconfortado al comprobar lo mucho que aún tenemos que aprender y que podemos mejorar, incluso en aspectos aparentemente simples como el hecho de que en las calles londinenses, tan limpias o más que las nuestras, no haya ningún tipo de contenedor de recogida de residuos afeando con sus desproporcionados volúmenes y estridentes colores la imagen de las zonas de comercio y ocio, con el consiguiente perjuicio para los negocios. Y parece ser que la clave está en algo evidente y elemental, una correcta educación cívica; pues como repetía mi madre no es más limpio quien más limpia sino quien menos ensucia.
 


SOMOS, O NO SOMOS
publicada el viernes 3 de febrero de 2012

BARNAVAL

El término acuñado, contracción de BAR y CARNAVAL, no me acaba de convencer, y quizá podría buscarse una mejor denominación, pero el acierto de esta iniciativa de los amigos Arturo Trueba y Gontzal Azkoitia, promovida desde la ría del ocio, y que este año alcanza ya su vigésima edición, es indudable. Y su objetivo, potenciar la animación carnavalesca en los locales de hostelería y establecimientos comerciales de la Villa, resulta fundamental. Los Carnavales, las fiestas en definitiva, son demasiado importantes (dado que son vitales en el mantenimiento del equilibrio personal y el de la sociedad en la que vivimos) como para dejarlos en manos institucionales, de políticos, técnicos u organismos de cualquier tipo. Tan sólo con la implicación activa, lúdica y solidaria de toda la sociedad civil podremos salvarlos. Y por eso, desde aquí, les animo a todos a participar y disfrazarse.


SOMOS, O NO SOMOS
publicada el viernes 17 de febrero de 2012

Merecemos más

Veo el programa oficial de las fiestas de Carnaval y no logro entender que en una Villa que se postula como referente cultural y polo de atracción turística se presente una oferta tan escuálida, al igual que tampoco puedo entender que no se incluyan, aunque tan solo sea para engordarla, las actividades que realizan las Comparsas y otros colectivos y entidades cívicas, como el Concurso de Txorizos que la Academia del Cerdo Txarriduna lleva 16 años organizando, o el Txerriki Oparia que desde 1987 hacen al Café Iruña y La Granja para cumplir con la antigua tradición vasca de obsequiar a la clientela con productos de cerdo el Jueves Gordo. Al menos me queda la satisfacción de comprobar que el texto que en su día escribí para definir este invento mío de Farolín y Zarambolas, y que han tenido la amabilidad de reproducir, sigue siendo acertado y hasta gracioso casi 30 años después.

 

Añadir nuevo comentario