SPANISH SHOW (1965) Finalista Premio Planeta

 

Julio Manegat analiza en esta novela el fenómeno del turismo en cuanto al paisaje humano y geográfico español que recibe la afluencia extranjera. Su consideración de este fenómeno da como resultado no sólo una novela tensa, dura y amable al propio tiempo, sino una meditación que va más allá de una anécdota profundamente humana descrita bajo el imperativo de una calidad literaria impecable. La constante que aparece en otras obras del autor –el enclave de una problemática social llevada, en último extremo, a una valoración religiosa– plantea un horizonte inesperado a la grandeza de esta novela que el lector, tan sólo iniciar su lectura, no podrá abandonar hasta la última página. Spanish Show es un libro valiente, tierno y acusatorio hacia lo que fue una España inventada con urgencia para la recepción turística.

 

El aviso lo habían cursado desde el  camping "El Sol". No hacía aún ocho días que al fin, pudo instalarse el teléfono y era la primera llamada que desde el camping se hacía al cuartelillo de la Guardia Civil. Todo el  mundo lo llamaba así, cuartelillo, aunque, en realidad, sobre la puerta de entrada se leyese "Casa-Cuartel". En ella vivían, con sus familias los que las tenían, seis guardias, un cabo primera y un brigada que ostentaba el  alto cargo de comandante militar de la plaza. En realidad no hacía falta más. Lo malo era durante los meses de verano, porque entonces la población aumentaba hasta cuatro o cinco veces su habitual censo. Normalmente, la dotación de la Casa-Cuartel no se quejaba porque, en la Costa, los pueblos estaban muy cerca unos de otros y así el servicio no resultaba demasiado penoso. Los veranos complicaban bastante las cosas y cada dos por tres tenían que estar en danza, como ahora por uno de esos dichosos accidentes de carretera. No era de extrañar porque miles y miles de coches pasaban por delante del edificio del cuartelillo a unas velocidades arriesgadas. El número de accidentes se multiplicaba de año en año, a compás del aumento del nivel de vida y del crecimiento turístico.
- Entonces, ¿para qué se está de servicio? La pareja por ahí, paseando por la playa y dando sustos a los tórtolos mientras el jaleo está en otro sitio. El pato lo paga  el que duerme tranquilamente. Debíamos ir a buscarlos y que fuesen ellos...

 

Añadir nuevo comentario