LA FERIA VACÍA (1961) Premio Ciudad de Barcelona 1960

 

La fería vacía nos presenta a un personaje, Esteban Stockton Ribas, morfinómano vocacional y en ejercicio, luchando en la gran ciudad, en este caso Barcelona, por conseguir la droga y escapar aún a la persecución de su familia  para no ser internado en un establecimiento de recuperación. Esteban vaga por la ciudad hostil, en busca de dinero con que obtener la droga; acorralado más por sus propios pensamientos que por las personas que tratan de encontrarle, ve desfilar su vida en una serie de imágenes a un tiempo nítidas y confusas, para acabar, vencido pero lúcido, regresando por propia voluntad al lugar de donde huyera. Destaca el novelista el terrible vacío de Esteban, que años atrás sustituyera su Fe por una religión más directa y emocionante. La aparición de un sacerdote y sus palabras serenas y alentadoras influyen poderosamente en la decisión final de este hombre, capaz de aferrarse, en la agonía de la voluntad, a la tabla salvadora, cuando todo en él parecía definitivamente perdido y muerto. Aunque en un segundo plano, Manegat dibuja con trazos certeros las figuras de los padres de Esteban, sus choques entre sí y con sus propias conciencias, mientras consideraban la responsabilidad de ambos en la situación actual del hijo.

Carlos Murciano "La Estafeta Literaria", 15 de enero de 1966

 

Añadir nuevo comentario