Marco Aurelio 14


“La poesía da a la humanidad lo que la historia le niega.”
Bacon
 
"Si vas a emprender el viaje a Ítaca,
pide que tu camino sea largo,
rico en experiencias, en conocimiento..."
Kavafis
 
 
En este rincón de la Vía Láctea y a estas alturas de la historia de la civilización, vive el Poeta en su lento peregrinar interior, cuajado de obras pero no bien aventado entre la gente corriente y moliente, hoy más necesitada que ayer de Poesía. No es pasto de las antologías ni su nombre resuena en los mercados literarios ... pero a quién le importa si puede uno finalmente llegar, por azar o por obra y gracia de esta reseña, a sus poemas, y tras masticarlos como hojas verdes de salvífica luz... percibir que quedan y dicen. Uno anda perdido y busca maestros, ejemplos, eso que hoy ya nada se valora ni estima, que nadie busca ni necesita. Digamos entonces, como bien decía Julian Marías - el filósofo que explica [ba] y camina [ba] en ayuda del hombre - que uno precisa un proyecto de vida, una pauta que seguir; entonces se podría buscar en cualquier biblioteca o librería la obra ARTE POETICA a la cual dió a luz nuestro Poeta en el año 1968 y dentro de ella, usando los ojos como bisturís y las psique como destilador de manjares en verso, podrán hallarse unas cuantas líneas que nos motivarán y nos harán vivir pero, sobre todo, nos harán preguntarnos qué es ésto de la vida:
 
 
ARTE POÉTICA

Dibujar nuevas islas en los mapas,
saber quedarse solo, y saber ir
junto con los demás, y preguntarse
qué debemos hacer con nuestras manos.

Escuchar al que es bueno y habla bien,
vivir la libertad con los amigos
y poder, para siempre, ser un hombre
que lleva un libro abierto entre las manos.

Buscar con mis palabras la palabra,
cansarme, levantarme y merecer
el pan, la sal y el agua de cada día,
y un justo bienestar para otras manos.

Ganar el buen amor y conversar,
tener silencios pulcros y leales,
y ser libres amando y presintiendo
que los hijos nos cogen de la mano.

Saber que no estoy solo en mi tristeza,
que tampoco estoy solo en la alegría
y que también a mí puede alcanzarme
la mala soledad sobre las manos.

Pensar prudentemente todo aquello
que ya no tendré tiempo de escribir,
tomar un libro nuevo y esperar
y envejecer con Dios entre las manos.

En su savia madurez el Poeta ya era capaz de pensar en qué se debe hacer y cómo se debe esperar en esta vida. Antes, en el año 1956, en su primer poemario y con el sugestivo título de MAS ALLÁ DEL VIENTO, dedica multitud de poemas a sus amigos y a su desaparecido padre. Se adivina a lo largo de toda su producción un sentimiento profundo acerca de lo trágico de la vida, digamos que un sentimiento cierto de la muerte y de nuestro efímero paso por este mundo, que trata de aliviar con un sentimiento religioso igualmente profundo; en un soneto de los que abren esta obra, leemos cosas más serias que también pasan y pasaban por su alma :
 
 
TÚ BUSCARÁS MIS OJOS ACOGIDOS ...
 
Tú buscarás mis ojos acogidos
en pálida penumbra de la nada.
Yo nunca más seré tu voz, cansada
de sostener recuerdos ya vencidos.
 
Nuestros días serán desconocidos.
Entre los dos, la noche derribada.
No nos puede juntar la madrugada.
La soledad extiende sus olvidos.
 
Aquí se ha soterrado la mañana.
El tiempo de lo muerto nos espera.
Lejana quedarás, siempre lejana.
 
Deja que sea yo, primero, ausente
ceniza de los aires, la postrera
claridad amorosa de tu frente.
 
En este momento se impone una pequeña reseña biográfica del Poeta : nació en Barcelona el 21 de marzo de 1927. Licenciado en Filosofía y Letras por la Universidad barcelonesa, ha ejercido el periodismo socio-cultural en el diario El Noticiero Universal así como la crítica literaria en este mismo periódico y en diversas revistas de ámbito nacional. Es uno de los autores más permanentes de la poesía catalana y peninsular. Pertenece a los escritores catalanes que se expresan en castellano. En 1986 obtuvo Premio Francisco de Quevedo por su poemario EPIGRAMAS CONFIDENCIALES, tres años más tarde recibió el Premio Ciudad de Barcelona, y en 1992, el Premio Fastenrath de la Real Academia Española. Sus traducciones poéticas van desde Horacio a los poetas medievales catalanes. En el ensayo y la crítica literaria destacan RAZONES PARA EL LECTOR, LA LIBERTAD DEL ESCRITOR y PRIMERO HABLEMOS DE JÚPITER. Este rosario de condecoraciones queda completado por la Cruz de San Jordi del año 2006 que lo premia por :
 
Poeta y periodista cultural. Por la calidad de su obra, con una poesía que destaca por su sentido irónico y como medio de conocimiento personal. Y también por su contribución relevante, como traductor, a dar a conocer la literatura catalana a los lectores del ámbito hispánico. Son notables, en este sentido, las versiones de la lírica medieval catalana y de obras de autores como Foix y Espriu.”
 
Destaca en esta mención su punto de vista sobre la Poesía y tenemos que destacarlo usando sus propias palabras :
 
En la poesía el poeta se conoce más a sí mismo y a las cosas, gracias a su poema e - igual que el lector - tiene ocasión de hallarse en una nueva experiencia con que engrandecer sus perspectivas y logros espirituales"
 
Es entonces la Poesía una forma de conocimiento a la que el Poeta asiste en primera línea. Los lectores podemos leer el fruto de las indagaciones, de las intuiciones, del resto de la vida que queda grabado en tinta. Pero incluso acerca de esto bromea él mismo en un soneto de su libro PARNASO FUNERARIO (2002) :
 
EPITAFIO DE UN POETA RENEGADO
 
En arrebato de autocomplacencia,
después de tanto premio bien ganado
y de cubrir su cráneo devastado
con los laureles de la Gaya Ciencia,
 
comete la patética insolencia
de declarar, muy alto y descarado,
que ateo de la Musa se ha tornado
y que la inspiración sólo es paciencia.
 
Que ya no esperará la voz suntuosa
de la supuesta diva caprichosa,
y será magistral siempre que quiera.
 
La Musa, no remisa, sí vejada,
le arranca la peluca laureada,
e "ipso facto" su cráneo es calavera.
 
Otra de las debilidades del Poeta es la luz, presente en su poemario MAPA DE GRECIA tal como apunta, entre otras cosas, José María Balcells con acierto :
 
Entre otros asuntos, el Poeta canta la cultura, la historia, la libertad, el amor, la belleza y la muerte. Y sin que falten tampoco motivos tan ligeros como los anacreónticos: el vino, la hermosa floresta, y los besos de bonanza.
Una cala rigurosa en torno al léxico empleado quizá confirmaría ciertas constantes de la interpretación de Grecia que subyacen en su mundo espiritual. Importa, a este respecto, que se repare en la gran frecuencia de empleo de vocablos como amor, luz y belleza, ya que aparecen en la mayoría de los textos, bien por sí mismos, bien a través de sinónimos totales o parciales, como es el caso, por ejemplo, de luz, sustituida por claridad, transparencia, lumbre, etc. Pero al margen de esas sustituciones, interesa que se observen aquellos momentos en los que estas palabras se cargan de significaciones afectivas en virtud de los modificadores. Luz se califica entonces de mil maneras, perdiendo en parte su contenido preciso, y dejando abierta de par en par el alma del lírico.”
 
Algunos trazos de este libro, que sobre el sustrato y el espíritu helénico fue editado en el año 1979, quedarán patentes en los siguientes poemas que contienen ecos lejanos de la sabiduría humana, sabiduría auspiciada por la antigua civilización griega :
 
 
COLUMNA DORICA
 
Palabra necesaria para el mármol
nombre de la belleza
y volumen perfecto de la luz.
Aplomas la verdad,
sostienes arquitrabe y pensamiento,
alzas toda la fuerza de la vida.
Si pudiera llegar a ser quien soy.
 
 
TEBAS
 
Soy el único ciego. No pregunto.
Busco las puertas no cerradas nunca.
Paso de largo. Seguiré sin nadie
entre lo que no fue. Mi laberinto
tiene un rumor de gentes que se acercan
como si aquí la vida de los otros
no hubiese abandonado claros nombres.
Me hallo lejos de mí por entre piedras
aristadas de luz. Toco su herida
y me quema los ojos. Dónde estoy...
Tan sólo lo sabré, si reconozco
con los dedos mi rostro en un espejo
que no hubiese sangrado todavía.
 
 
PATMOS
 
Cómo deseo revelar tu nombre...
Para ponerlo a todas las estrellas
y pintarlo de azul al rojo vivo
en la proa de todos los bajeles,
y con caligrafía de brisas aurorales
escribirlo en la rosa de los vientos.
Los mapas quedarían desnortados,
los capitanes sólo con un rumbo
qué arribada de mástiles amantes
junto al litoral.
Lo quisieran llevar todas las islas
y las muchas ciudades de ribera.
Grumetes, timoneles, calafates
y otras gentes de a bordo lo preguntan
para poder tatuarlo en su añoranza
y en su oficio de buena y mala mar.
También en el silencio en donde a veces
queda sin nombre nuestro propio nombre.
 
No puedo dejar de mencionar otra interesante libro de nuestro autor : apareció en el año 1986 y es el ya mencionado por premiado EPIGRAMAS CONFIDENCIALES. José María Balcells apunta sobre esta original obra el siguiente comentario :
...acaso sea EC el que más se presta para el ejercicio de la endocrítica, es decir de una lectura interpretativa y valoradora que subraye las peculiaridades de la obra desde indicios implícitos y explícitos en la obra misma. Y el primer indicio manifiesto estriba en plantear la cuestión del epigramario como tal, esto es del conjunto de textos que consisten única y exclusivamente en epigramas, como en el supuesto que nos ocupa, dado que EC contiene ciento cincuenta epigramas, distribuidos en tres libros de cincuenta cada uno.
Componer un epigramario no resulta nada frecuente en cualquier literatura, y si no resulta nada frecuente es sin duda por las dificultades que comporta.”
 
Hay crítica social, política, literaria, poética, ... crítica a la que ni el Poeta escapa en actitudes, poses y estados afiebrados debido a los laureles. Quizá el autor sea uno de los que peor parados salga porque parte de él mismo para atacar poses muy extendidas y conocidas de literatos y poetas. Marca su sombra, el rastro escondido de endiosamiento que puede procurar la fama y lo reconoce, además de las incomprensiones de lectores, críticos y demás aves sociales. Basten destacar unos cuantos epigramas para conocer el calado de la obra :
 
 
Si puedes recordar bellas ciudades,
noches de amor y de amistad y libros,
y no sabes vivir, no me interesas.
 
 
Ni por enfermedad, ni por vejez,
ni excesos en la mesa o en la cama.
Tampoco por haberle malherido
la funesta manía de pensar.
Murió de sobredosis de sí mismo.
 
 
No me impongas ni leyes, ni preceptos
ni medallas, ni cruces, ni opiniones,
y ni siquiera nombre y apellidos.
Mucho menos me impongas libertad.
 
 
 
Tú me reprochas que de poeta lírico,
desciendo a ser poeta epigramático.
Repróchate a ti mismo porque piensas
que el epigrama es género menor.
Es género menor quien mal escribe.
Quien lee mal es género menor.
 
La amistad es un arte de vivir,
y no podrás decir que no estás vivo
mientras sepas tener amigos viejos,
viejos amigos y enemigos nuevos.
 
Has de aceptar las sucesivas máscaras
que el Tiempo te diseña en exclusiva.
Si cada vez resultan más incómodas,
en la última podrás reconocer
cuál ha sido tu rostro verdadero.
 
 
Ya está en orden el caos de este pueblo.
De nuevo somos grandes y triunfales.
Con entusiasmo todos entonamos
el himno patrio : “Do, re, mi fa, gol.”
 
Según el crítico literario José Ángel Cilleruelo la trayectoria en la última dećada de nuestro autor la explica de la siguiente forma :
En tiempos en los que tanto se valora la uniformidad de pensamiento, vale la pena evocar estos padres de la dispersión. La última época del Poeta ha seguido con empeño dos líneas, hasta cierto punto opuestas, de la escritura poética. Por un lado ha cultivado la sátira con vigor formal clásico y mirada posmoderna, y por otro ha iniciado un proceso indagatorio en el orbe del lirismo que ha dado a luz ya algunos libros sencillamente magistrales, [...]. Sus libros durante esta última década se han alternado dentro de estas dos líneas. YA CADA DÍA ES MÁS NOCHE (2006), como sugiere su título, da una vuelta más de tuerca en el ejercicio de revisión de sí mismo frente a las postrimerías.
El libro está atravesado por dos motivos líricos: uno es la inminencia del final, encarada con una lucidez extrema: “El oscuro vacío se acerca /… / y el rumor de los últimos pasos / que muy pronto daré. Hace frío”; el otro es la experiencia de la soledad, que transmite acentos existenciales: “te espero en la tiniebla de estar solo”.
 
El tamaño menor de los poemas, en mi modesta opinión, los hace perfectos en su concisión y redunda en un impacto más certero en el lector que en poco recorrido encuentra mucho y bueno. Para acabar con este recorrido sucinto y sui generis de la prolífica obra de uno de nuestros Poetas más desconocidos, valga mostrar a la luz unos cuantos poemas de esta última obra de tan hondo y sugerente título :
 
 
Y todavía obrero de sencillas palabras,
muy claras, compañeras, con las que ser yo mismo
y también los demás, estas de cada día,
en las cuales de pronto puede resplandecer
la perfecta y solemne que me proteja siempre,
mientras persista el siempre en mi reloj.
 
 
El dolor infligido contra toda la esperanza,
galas de iniquidad y fríos harapientos,
los pies en la fatiga de piedra y lodazal,
el hambre cómo abunda en cuencos de indigencia,
la sed es agua sucia en copas renegridas,
la palabra este grito que abrasa el pensamiento,
y el amor sin amor en que reconocerse.
Pero otra vez los pájaros solares
vuelven a recitar la primavera.
 
 
 
Puesto que cada día es más de noche,
vuelve al placer de tus primeros libros,
acaricia las cosas familiares
que sientes extraviadas por cercanas,
recuerda el conversar de tus mayores,
sus gestos que te amparan todavía,
aquel mirar que te enseñaba a ver,
repósate en los nombres con que amaste,
vuelve a tus oraciones cuando niño
y con la sencillez de la confianza
saluda a Dios y espera en su amistad.
 
 
Si has llegado a este punto, querido lector, estarás harto de verme esquivar el nombre real del autor y el hurtarlo con el sustantivo “Poeta”. Ha sido un ardid buscado porque si bien el título del artículo despista y nada parece tener que ver con él, es también el título de un poemario suyo. Pero además y más importante, es la morada del poeta. En la ciudad Condal, en la calle Marco Aurelio número 14, vive el Poeta cuyo nombre es Enrique Badosa, el artífice de estos versos mostrados como frugal muestra de una gran producción inspirada. Con modestia he querido descubriros a este gran autor y, sobre todo, haber despertado vuestro interés por sus poemas.
 
Modestamente dedicado al Poeta Enrique Badosa,
y al común amigo que me lo descubrió : Julio Manegat.
 
 
Ambientación y fuentes :
 
Poesía 1956-1971 Enrique Badosa. Editorial Plaza & Janes S.A. (1973)
Cuadernos de Barlovento. Enrique Badosa Editorial Plaza & Janes S.A. (1986)
Epigramas confidenciales. Enrique Badosa Editorial Plaza & Janes Editores (1989)
Mapa de Grecia. Enrique Badosa Random House Mondadori S.A. 4a edición revisada (2002)
Marco Aurelio 14. Enrique Badosa DVD Ediciones (1998)
Ya cada día es más noche. Enrique Badosa Fundación Jorge Guillén (2006)
Epícas, estéticas y misterios en la poesía de Enrique Badosa” por José María Ballcels