Tertulianos insurrectos evitan el desahucio de un café bilbaíno