El romance de la fiesta de la sangre

 

EL HOMBRE

I                                                                                     II
Sueña la noche serena,                                                Hoy se repite la historia,
duermen el jilguero y el mirlo,                                     pero ¡quién iba a decirlo!,
y la mano de la brisa                                                    aunque la gloria le llame,
mece los campos de trigo.                                           él no quiere ser testigo.
Despierta la madrugada,                                              Cabizbajo, de rodillas,
empapada en sudor de hastío;                                     reza a la Virgen del Rocío,
el horizonte no espera,                                                 una salve y un avemaría.
es hora de hacer camino.                                             ¡Todo un rosario taurino!

La negra flor de los vientos                                           A sus pies deja una ofrenda,
sus pétalos de azar quiso                                             un crisantemo y un narciso,
deshojar en la lejanía flores                                         de púrpura y fuego
de un triste ruedo maldito.                                           que abrazan el infinito.
Una cuadrilla torera,                                                     Al fin, suenan las trompetas
un ramillete de amigos,                                                llamando a los enemigos;
cuatro hombres en la penumbra                                   en el campo de batalla
viajan más muertos que vivos.                                    hay dos titanes cautivos.

Las interminables horas                                                “Sol y sombra, vida y muerte,
en aquel coche amarillo                                                el ser cortado a cuchillo;
son graves losas de tiempo,                                         ante mí, todo un gigante,
esculpidas a capricho                                                   un endemoniado bicho.
por el necio abatimiento,                                             ¡Ójala una ilusión fuera
que precipita al abismo                                                o un engañoso espejismo!
a quienes su vacío ocultan                                           ¡Ójala la sangre no hieda
de luces y oro vestido.                                                  ni quede mudo el tendido!

El matador, circunspecto,                                             La ira del diablo me azota,
sus recuerdos, en un libro,                                           de su furia no me libro;
escribe a golpe de espada                                           entre oles, engaños y astas
de acerado doble filo.                                                   la vida pende de un hilo”.
La página de su infancia                                              Verónicas y chicuelas
es el retrato de un niño,                                               a la suerte son el guiño
harapiento y vivaracho,                                               de quien en la arena lucha
que reta al hado maligno.                                            por ser un torero digno.

Los días de su juventud                                               Dos corazones latiendo,
fueron días de vino tinto,                                             hombre y bestia, un mismo instinto;
y noches de luna llena,                                                el estoque hunde en su entraña,
noches de toros y hechizo.                                           y aflora el futuro huidizo.

LA BESTIA

I                                                                                      II
No sé qué es llorar, y lloro;                                           Los brazos pétreos del tiempo,
lloro de impotencia y pena,                                          a la cruz de mi condena,
sin lágrimas ni lamentos,                                             cosió el absurdo destino,
sin rosarios ni pamemas.                                             cual dilema de dilemas.

¡Qué sabe Dios de mi pena!                                          El cansancio no es amigo
¡Qué de mi fatal espera!                                               de quien sufre la quimera
Nadie me mira a los ojos,                                             de una débil reciedumbre,
nadie vive mi tristeza.                                                  de una mísera nobleza.

Oteo el ocaso, y nada veo.                                            Una puerta al viento se abre,
Hoy, no brillan las estrellas,                                          me sacuden mil centellas;
hoy, las astas de la luna                                                allí dirijo mis pasos;
a la tiniebla no retan.                                                     voces lejanas me espetan.

Entre muros de silencio,                                                Cruzo el umbral del futuro
la soledad, cruel, acecha;                                              y miro a izquierda y a derecha;
entre muros de ignominia,                                            un anillo de colores
sólo es la fría noche negra.                                           mi maltrecho ánimo alerta.

¡Dónde están los verdes campos                                  Un esperpento dorado,
de trebolada hierba fresca! mordaz,                             me llama a la gresca;
¡Dónde la lasa llanura lleva                                          en sus manos de nieve
arbolada de la dehesa,                                                  una mariposa presa,

donde feliz correteaba,                                                  que intento coger al vuelo,
con alegría y gracia inmensa                                         con pasión y rabia intensa;
al abrigo de la tarde,                                                      pero ella siempre se escurre,
por la loma y por la vega!                                              y su alma roja no entrega.

Los pajarillos, al alba,                                                    Una serpiente a caballo
con sus trinos, una estela                                              toda mi sangre congela;
dibujaban de claro día,                                                   tiembla mi cuerpo, abatido,
de paz y armonía perfecta.                                            cuando el veneno me inyecta.

El duende de los amantes                                              De puntillas por la espalda,
celaba junto a la cerca;                                                  un miserable se acerca,
me daba la noche un beso                                             dardos de fuego me clava
de musgo, muérdago y menta.                                      en medio de la tormenta.

Aquellas dulces jornadas                                                En frente está mi enemigo,
que la añoranza reseña,                                                 al fin su rostro me enseña;
en el vacío son un halo                                                  le embisto y, al cabo, me abrasa
mortecino de linterna.                                                    un rayo de vida eterna.

Nicolás Zimarro